Programa Municipal entrega un hogar a más de 60 jóvenes afuerinos que llegan a Valdivia para estudiar

Con la presencia del alcalde de la comuna de Valdivia, Omar Sabat Guzmán, autoridades Daem, representantes de Junaeb, familias de origen, familias tutoras y los jóvenes beneficiados, se llevó a cabo la ceremonia de bienvenida del programa Residencia Familiar Estudiantil, el cual este 2014 beneficia a un total 66 jóvenes afuerinos, otorgando un hogar para que estos logren finalizar su etapa escolar, y en algunos casos, también continúen sus estudios universitarios.

Se trata de una iniciativa que se hace posible gracias a una alianza existente entre la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) y la Municipalidad de Valdivia, entidad encargada de ejecutar el programa año a año, el cual permite que estudiantes de lugares apartados y escasos recursos -que por motivos de estudio deben trasladarse a Valdivia- opten a un hogar con una familia tutora donde reciben alimentación, alojamiento y los cuidados que necesitan para favorecer su desarrollo integral y permanencia en el sistema educacional.

Fue el propio alcalde de Valdivia, Omar Sabat quien dio la bienvenida a los jóvenes y sus familias, ocasión en que indicó “cuando se abre este tipo de puertas para que los jóvenes puedan seguir estudiando no queda más que decirles a ustedes alumnos aprovéchenlo, estudien y salgan adelante. Aprovechen cada minuto de esta oportunidad, donde a ustedes se les provee de un hogar con una familia donde se les entrega todo lo necesario para que puedan estudiar tranquilos”, dijo.

“Me alegro enormemente que siga adelante esta alianza que hemos formado con Junaeb, la cual permite que alumnos de sectores rurales puedan continuar sus estudios y también puedan llegar a la universidad. Les doy la más cordial bienvenida a todos ustedes, que tengan un excelente año y a las familias tutoras agradecer por participar en este programa que sin ustedes tampoco esto sería posible”, manifestó el jefe comunal.

En la oportunidad recibió una especial distinción la valdiviana Nora Pineda, quien ha sido mamá tutora del programa por 24 años y ha recibido más de 32 alumnos en su hogar.

“Los niños que llegan a mi casa a vivir son como hijos para mí, los quiero y cuido como si fueran un integrante más de la familia. Para mi participar en este programa ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida, porque así como uno entrega también recibe mucho cariño de vuelta”, expresó la mamá tutora.

Actualmente son un total de 25 familias tutoras las cuales están insertas en el programa y que reciben a estudiantes.

Beneficio Beca de Vivienda

Si bien este programa está dirigido para alumnos que cursan entre primero y cuarto año medio, a contar del año 2008 el Programa Residencia Familiar Estudiantil extendió el beneficio de Beca de Vivienda, el cual permite a alumnos que hayan sido beneficiarios del programa durante su enseñanza media puedan continuar insertos en él durante su paso por la universidad.

Para este año, son un total de 37 alumnos del programa los cuales estudian en la educación superior, quienes provienen de sectores y comunas de la región de Los Ríos tales como Curiñanco, Bonifacio, Los Pellines, Pilolcura, Máfil, Paillaco, Los Lagos, La Unión, Riñihue, Futrono, Panguipulli y Corral. Mientras, los más lejanos que provienen de la región de Los Lagos, de lugares tales como Fresia, Ancud, Maullín, Calbuco, Cochamó y Melinca.

Quien ha sido uno de los beneficiarios del programa durante seis años, es el alumno Luis Manquel, quien es oriundo de Curiñanco y ha podido seguido estudios superiores gracias al apoyo del programa Residencia Familiar Estudiantil.

“Desde que ingresé al programa hasta ahora siempre he estado en la misma casa con la tía “yoli” como le digo yo. Estoy acostumbrado ahí, me siento como uno más de la familia y Dios quiera que pueda permanecer en este programa hasta que termine la universidad. Ahora ya estoy en tercer año de ingeniería informática en la Universidad Santo Tomás y gracias a esta oportunidad pude continuar estudios superiores, por lo que estoy muy agradecido y feliz”, dijo el alumno.

Eber León, actual estudiante de ingeniería en construcción y quien cumple su séptimo año en el programa dijo al respecto “estoy primeramente muy agradecido, porque este programa ha representado una gran oportunidad para mi vida de seguir estudiando y por otra parte, decir que este programa no solamente nos entrega cosas materiales para que podamos seguir adelante como un techo, comida y un lugar donde poder vivir, sino que nos entrega además una familia que nos cuida, la cual nos acoge con mucho cariño y preocupación, lo que es impagable. Para mi sin esta posibilidad habría sido prácticamente imposible haber estudiado, ya que, las pensiones tienen un alto costo económico que ni yo ni mi familia habríamos podido solventar”, expresó el joven.

En cuanto a los alumnos de enseñanza media, este 2014 existen 29 alumnos que estudian entre primero y cuarto año medio en diferentes establecimientos educacionales municipales y particulares subvencionados, tales como: Liceo Técnico, Liceo Industrial, Liceo Rector Armando Robles, Instituto Comercial, INSAT, Colegio de Música Juan Sebastián Bach, Liceo Benjamín Vicuña Mackenna, Colegio Adventista y Colegio Austral.

Por su parte, quien ha coordinado desde el Daem por más de ocho años el programa Residencia Familiar Estudiantil, la asistente social Claudia Cerda, destacó la importancia humana que tiene esta iniciativa y el gran impacto que tiene en la vida de los estudiantes el entregar este beneficio.

“Este es un programa realmente muy lindo, muy humano, donde aportamos para que los jóvenes logren cumplir sus sueños y puedan salir adelante. Ahora no solamente ayudándolos a terminar su enseñanza media, sino que también quienes desean terminar la universidad pueden continuar con nosotros. En este momento tenemos 4 alumnos de nuestro programa los cuales ya son profesionales titulados, lo cual nos enorgullece muchísimo”, indicó la coordinadora.

Cabe señalar que la realización del programa significa una inversión anual cercana a los 50 millones de pesos, financiamiento que proviene de Junaeb y el cual es administrado por la Municipalidad de Valdivia a través del Daem.